En este tiempo

HE GANADO espacio para

orden para mis pensamientos

replanteamientos de vida y luchas internas

todavía en batalla…

(Sin embargo, tengo superávit de besos en la boca para dar.

Me sobra corazón para compartirlo en forma de abrazos mañaneros en la cocina.

Y mi nariz requiere de centilitros y centilitros

de ese perfume que se fabrica

en el huequito de tu cuello…)

Pienso (pero no lo digo!) que la vida ideal bien podría ser una combinación equilibrada de ambas cosas.

…o he perdido?